Defender el maíz pasa necesariamente por el respeto a la libre determinación y autonomía de nuestros pueblos.