Levantan moratoria de facto a la siembra de maíz transgénico, advierte Greenpeace

  • «Con esta decisión, la Cibiogem se puso al servicio de corporaciones agrotecnológicas»
  • Aumentan los riesgos de contaminación de cultivos tradicionales, afirma la agrupación

Angélica Enciso

La Jornada

12 de noviembre de 2003                                                                                                                   

Levantan moratoria de facto a la siembra de maíz transgénicoLa Comisión Intersecretarial sobre Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem) decidió levantar de facto la moratoria a la siembra experimental de maíz transgénico, con lo que se puso al servicio de corporaciones agrobiotecnológicas y además ocasionó que aumenten los riesgos de «contaminación» transgénica de un centro de origen, sostuvo Greenpeace.

Ayer cinco activistas tomaron las oficinas del Cibiogem y permanecieron en ellas todo el día, hasta lograr que este miércoles se realice una reunión entre Víctor Villalobos, que está al frente del organismo, y organizaciones no gubernamentales (ONG).

De acuerdo con Greenpeace, el secretario de Agricultura, Javier Usabiaga, pidió la renuncia al director anterior del Cibiogem, Fernando Ortiz Monasterio, y anunció en reuniones internas que por consenso se levantaba la moratoria a la siembra experimental de maíz, que se estableció desde 1998 para proteger el centro de origen del grano.

La actividad de la Cibiogem ha sido accidentada, porque en junio de 2002 renunció el comité consultivo formado por 13 científicos, debido a que nunca fueron consultados ni tomados en cuenta para la toma de decisiones, sobre todo después de que se dio a conocer la presencia de maíz transgénico en las siembras tradicionales de la sierra norte de Oaxaca. Este año el comité se volvió a instalar y actualmente trabajan en los estudios y medidas ante la presencia de los transgénicos en el campo mexicano.

En un comunicado, la agrupación informó que desde que la Cibiogem se fundó, se ha manejado con falta de transparencia e ineficacia y ha dejado de lado el objetivo de ese organismo de coordinar las políticas federales relacionadas con la bioseguridad y la producción, importación, exportación, movilización, propagación, liberación y consumos de los organismos modificados genéticamente.

Las oficinas de la Cibiogem desde hace dos meses son un caos, sin operación ni servicio, además de que la Secretaría de Agricultura se apoderó de ella, porque sin hacerlo público puso a su principal operador -Víctor Villalobos-, que siempre ha estado en favor de las trasnacionales productoras de transgénicos, agregó la agrupación.

Indicó que pese a que el organismo está integrado por los titulares de las secretarías de Agricultura, Medio Ambiente, Salud, Hacienda, Economía y Educación Pública, además del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, en los hechos «está totalmente cooptada por corporaciones trasnacionales, como Monsanto, por medio de la dependencia a cargo de Usabiaga, la cual a su vez está supeditada a los intereses del Departamento de Agricultura de Estados Unidos».

Destacó que la «contaminación» de cultivos tradicionales con transgénicos no sólo constituye una amenaza biológica para los cientos de variedades de maíz que existen en el país, sino también abre la posibilidad para que las corporaciones demanden a los campesinos mexicanos por usar como semillas los granos que entran importados de Estados Unidos.

Cibiogem se ha caracterizado por no cumplir con su mandato de velar por la bioseguridad, y es responsable de la contaminación transgénica de maíz, que ha puesto en riesgo la seguridad alimentaria mundial y la soberanía nacional, concluyó.

PDF

noviembre 12, 2003

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *