Con un albazo, Fernández de Cevallos intentó aprobar la ley de transgénicos

 Olvidó su compromiso de dar voz a grupos ambientalistas y académicos

 Andrea Becerril

11 de febrero de 2005

La Jornada

Con un albazo Fernández de Cevallos intentó aprobar la ley de transgénicosTemen que la próxima semana la legislación se apruebe sin cambios y posteriormente se modifiquen algunos artículos Falso que sea mejor una mala ley a una laguna legal: Nadal

El accidentado proceso legislativo sobre el proyecto de ley de bioseguridad de los organismos genéticamente modificados continuó ayer. Se pretendió aprobarla, pese al compromiso del presidente de la mesa directiva, Diego Fernández de Cevallos, de diferir la discusión hasta escuchar los puntos de vista de grupos ambientalistas y académicos.

La coordinadora de las senadoras del Verde Ecologista, Gloria Lavara, exigió al panista cumplir el acuerdo y la minuta fue retirada del orden del día, aunque es casi seguro que se aprobará, sin cambios, la próxima semana, pese a las opiniones en contra de expertos en la materia y organizaciones sociales.

Así lo explicó la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, Verónica Velasco, durante una reunión con el presidente del Instituto Nacional de Ecología, Ezequiel Ezcurra; el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Jorge Soberón, y Alejandro Nadal, de El Colegio de México, así como otros científicos.

En ese encuentro, al que asistieron también los presidentes de las comisiones de Ciencia y Tecnología y de Estudios Legislativos, Armando Chavarría -del Partido de la Revolución Democrática (PRD)- y Adrián Alanís, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), respectivamente, Velasco reiteró que aunque hay objeciones en torno a los 38 cambios que los diputados hicieron a la ley, no pueden modificarla, porque implica regresarla a San Lázaro y significaría perder toda la legislación.

Lo más probable, dijo, es que la congelaran en la Cámara de Diputados, por lo que la opción es aprobarla y presentar luego las iniciativas necesarias para modificar los artículos más cuestionados.

El presidente de la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas, Ernesto Enkerlin, señaló que es importante contar con un marco jurídico, una base para poder regular los transgénicos.

Sin embargo, el priísta Jorge Abel López insistió en que lo mejor es modificar la minuta. «Sería una ceguera no hacer los cambios en aquellas partes de la ley que consideramos erróneas.»

Igualmente, Alejandro Nadal, de El Colegio de México, hizo notar que el proyecto de ley deja en la indefensión a los consumidores, productores e incluso al medio ambiente, ya que sólo se plantea un régimen civil para quienes hagan uso indebido de los organismos modificados genéticamente y provoquen daños. «Estamos sin posibilidad de fincar responsabilidades», dijo, y advirtió que tal como está ese punto en la minuta, «sería muy complicado modificarla después».

El investigador recalcó: «es una falacia pensar que una mala ley es mejor a nada y que se podrá mejorar con el tiempo. Tienen una responsabilidad muy grave», advirtió.

El perredista Chavarría se disculpó: «no es una ley mala, sino una minuta perfectible».

PDF

febrero 11, 2005

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *