Videastas indígenas rescatan la imagen del maíz como dios

Primer encuentro de creadores durante la Cumbre Tajín     

Andres T. Morales

La Jornada

22 de marzo de 2007

Papantla, Ver., 21 de marzo. Antes muchos ni siquiera sabían escribir correctamente en su lengua materna, pero ahora no sólo redactan textos sino que los acompañan con imágenes digitales y los traducen al español para que los mestizos conozcan los documentales con los que buscan difundir la cosmogonía de sus pueblos.

En el primer Encuentro Nacional de Videastas Indígenas que se realiza en el contexto del festival Cumbre Tajín 2007, estudiantes de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI) presentaron los primeros documentales en los que narran fiestas religiosas, tradiciones gastronómicas y cuentos desprendidos de la memoria colectiva. El material es relatado en popoluca, náhuatl y totonaca.

Al encuentro asisten también creadores pames, huaves, mixes, huicholes, yoremes, mayas y huastecos. Todos buscan dejar en claro que los pueblos originarios también pueden acceder a la tecnología y a la creación audiovisual.

Inaugurado el sábado pasado, el Encuentro Nacional de Videastas Indígenas exhibe materiales elaborados por productores étnicos con apoyo de universidades, organizaciones civiles y de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

En el Nicho de la UV, habilitado en el parque temático sede del festival, fueron presentados los documentales y cortometrajes, entre ellos Exe exeni xeratakua jimpo eratsekua (causa joven) y Ch`anantskua (Juego de la madurez) y Kurita kaheri (Mensajero de los dioses), realizados por videastas purépechas de Michoacán.

De la misma forma, se exhibieron también Kuchinanin (Todos los curanderos), elaborado por nahuas de Caxhuacán, Puebla, y Jamut (Mujer indígena), de yoremes de Sonora. También se proyectó Huajil kool,(Ceremonia al dios de la lluvia para dar gracias por la cosecha) de videastas mayas, y Mook (Maíz), de productores mixes en Oaxaca.

Los materiales elaborados por videastas étnicos tienen un común denominador: la presencia del maíz como grano sagrado, elevado a deidad que es el eje central de la supervivencia alimentaria de los pueblos.

Entre los documentales más ovacionados destaca el realizado por huicholes de la sierra de Nayarit que capturaron con la lente el rescate de la semilla criolla, también protagonista de las fiestas del Tambor y del Elote, que combinan prácticas religiosas prehispánicas y cristianas.

El culto al maíz-dios también está presente en Veracruz, y los estudiantes de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI) presentaron el documental Jomxuk (El dios del maíz), basado en las festividades del pueblo popoluca que eleva al grano a estatus de deidad que ha permitido la existencia de la etnia.

Las producciones no sólo proyectan la visión indígena sino también se han convertido en promotores de las lenguas originales pues sus diálogos son ellas, y sólo la traducción al castellano es con subtítulos.

«Le estamos dando la vuelta a lo acostumbrado, los gringos nos mandan películas con subtítulos y ahora nosotros estamos produciendo en popoluca y náhuatl, y ¿por qué no?, pronto podrían ser en inglés», dice Lorenzo Antonio Bautista, uno de los estudiantes.

 PDF

abril 22, 2007

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *