Recomiendan científicos medidas para proteger el maíz nativo establecer moratoria al cultivo y modificar la normatividad, entre las recomendaciones.

  •    Establecer moratoria al cultivo y modificar la normatividad, entre las recomendaciones.
  •    En un estudio para Semarnat y Sagarpa piden determinar el grado de contaminación de granos.
Piden científicos definir los centros de origen del maízFoto María Meléndrez Parada

Piden científicos definir los centros de origen del maízFoto María Meléndrez Parada

Angélica Enciso L.

La Jornada

2 de octubre de 2009

Establecer nuevamente la moratoria en el cultivo de maíz transgénico en México –que se levantó en marzo– y modificar la Ley de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM), con el fin de establecer medidas de protección del grano nativo y determinar su grado de contaminación, son las recomendaciones que hicieron científicos en un estudio financiado por las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Mientras ambas dependencias están en el periodo de evaluación de 31 solicitudes de permisos de cultivo experimental de maíz transgénico, presentadas por transnacionales como Monsanto y Pionner, ayer se dio a conocer el libro Origen y diversificación del maíz, una revisión analítica, editado por la Comisión Nacional para el Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (Conabio), organismo científico de la Semarnat.

En el documento, los autores piden que esta información sea considerada en la toma de decisiones. Ante este planteamiento, el titular de la Semarnat, Juan Elvira Quesada, dijo que no trabaja con recomendaciones, sino con un marco legal. Asentó que el libro será un instrumento de apoyo para los tomadores de decisiones y le toca a la Cámara de Diputados analizar la ley.

José Sarukhán, coordinador de la Conabio, dijo en entrevista que la LBOGM tiene huecos importantes, hay que darle una revisada. Se hizo al vapor de las presiones y prisas, hubo pocas consultas. Son cosas tan importantes y se debería dar espacio para hacerlo bien. Sí, hay muchos intereses económicos detrás de esto, pero en cuestiones de alimentación la pregunta es: ¿ponemos los intereses económicos, de una, dos o tres compañías por encima del interés social de la población mexicana? ¿El interés privado sobre el interés social? Yo creo que no.

Asentó que los transgénicos no son buenos ni malos, depende de cómo se usan. Pero el maíz es otra cosa, no podemos pensar que es lo mismo que soya. Ha habido contribución de enriquecimiento genético, es un patrimonio. Se debe cuidar. Consideró que sí se debe hacer experimentación, no satanizar el asunto, pero con ciertas formas, normas y reglas que aseguren tener la información que queremos, y evitamos riesgos como el flujo de transgénicos a áreas nativas.

En la presentación del libro, el ex rector de la UNAM dijo que el maíz se originó y domesticó a partir del teocintle, por los habitantes de este país y probablemente se extendió desde varios centros a prácticamente todo el territorio nacional, habitado por las centenas de grupos étnicos que han constituido la historia de lo que el país es en el presente.

Agregó que hay evidencias de que quienes generaron la diversidad y transmitieron el conocimiento de domesticación del maíz, fueron las mujeres de los diferentes grupos étnicos, si bien este cultivo es el elemento primario y central de la alimentación, incluso de la religiosidad de un buen número de sus habitantes, tuvo una amplia dispersión en gran parte del mundo. Explicó que en México hay por lo menos 60 razas nativas, y en cada una de ellas al menos tres variantes en texturas y colores.

El documento indica que hay cuatro posibles centros de origen y domesticación en el país que son la mesa central (estado de México, Distrito Federal, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato y Michoacán); Oaxaca, Chiapas y Guatemala; el occidente de México (Colima, Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Zacatecas, Nayarit y Aguascalientes) y la zona norte (Chihuahua y Durango).

Entres sus recomendaciones están reinstalar la moratoria del cultivo de maíz transgénico –que estuvo vigente 11 años– para definir los centros de origen, contar con la infraestructura para el control del transgénico, determinar el grado de contaminación y propone cambios a la ley. También indica que se debe proteger a los 2 millones de agricultores de pequeña escala que existen, porque se debe reconocer que son ellos los guardianes del germoplasma nativo del maíz.

Las personas más calificadas en la materia recopilaron y evaluaron las evidencias científicas de la temática: a pesar de lo mucho que se ha estudiado no había un esfuerzo de esta envergadura, dijo Sarukhán. Los autores son Takeo Ángel Koto, Cristina Mapes, Luz María Mera, José Antonio Serratos y Robert Arthur Bye.

PDF

octubre 2, 2009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *