Pendiente resolución de Sagarpa sobre permisos a siembras de maíz transgénico

El gobierno debe aplicar el principio precautorio establecido en el Protocolo de Cartagena antes de volver a aceptar otras solicitudes sobre el mismo asunto, dijo Greenpeace.

Angélica Enciso

3 de marzo de 2013                                                                                                                    PDF

México, DF. El plazo legal para aprobar las siembras comerciales de maíz transgénico en Sinaloa y Tamaulipas venció el 26 de febrero, y las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) no han dado a conocer la resolución.

Greenpeace recordó que en septiembre de 2012 Monsanto, Agrosciences y Pioneer presentaron seis solicitudes para cultivar maíz transgénico y Sagarpa disponía de cuatro meses para emitir una resolución, periodo que ya concluyó.

“El gobierno mexicano debe actuar con responsabilidad y aplicar el principio precautorio establecido en el Protocolo de Cartagena antes de volver a aceptar cualquier tipo de solicitud de siembras de maíz transgénico, ante el alto riesgo de contaminación de nuestras variedades nativas”, dijo Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura Sustentable y Transgénicos de la organización.

Indicó que además de que se vencieron los plazos existen otros argumentos por los que las siembras comerciales deben ser rechazadas. Uno de ellos es que la ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM) establece que después de la siembra experimental o piloto, el solicitante debe informar a la Secretaría que lo expidió, mediante un reporte, los resultados de las liberaciones realizadas en relación con los posibles riesgos para el medio ambiente y la diversidad biológica. Las características y contenido del reporte a que se refiere este artículo se establecerán en normas oficiales mexicanas, mismas que aún no existen, ya que apenas están en periodo de consulta pública.

Otro argumento es que la información presentada por las empresas de biotecnología sobre los posibles riesgos de los Organismos Genéticamente Modificados es insuficiente, ya que en muchos casos manifiestan que se trata de datos confidenciales, lo cual genera incertidumbre acerca de los verdaderos impactos al medio ambiente de las 195 siembras de transgénicos en fases experimentales y piloto que se realizan desde 2009.

“Exigimos a la Sagarpa que haga público el rechazo de los permisos de siembras comerciales de maíz transgénico y a Enrique Peña Nieto que reestablezca la moratoria para estos cultivos en México, porque está en sus manos proteger el maíz», concluyó en un comunicado la organización.

marzo 3, 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *