Inicia Tribunal de los Pueblos preaudiencia Territorialidad, subsistencia y vida digna

La Jornada Jalisco

29 junio de 2013

Alejandro Velazco                                                                                                                       PDF

Presentaron casos de violaciones a derechos humanos y afectaciones a la vida de poblaciones

Dora Lucy Arias, Fernanda Vallejo, Alfredo Zepeda y Jean Robert, dictaminadores. Foto Alejandro Velazco

Dora Lucy Arias, Fernanda Vallejo, Alfredo Zepeda y Jean Robert, dictaminadores. Foto Alejandro Velazco

El día de ayer comenzó la preaudiencia Territorialidad, subsistencia y vida digna del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) en la comunidad indígena de San Isidro, municipio de San Gabriel, al sur de la entidad. Ahí se presentaron diversos casos de violaciones a derechos humanos y afectaciones a la vida de diversas poblaciones en el país, entre ellos los problemas en las poblaciones jaliscienses de El Salto, Mezcala, Chapala, Palos Altos, Santa Cruz de las Flores y la comunidad wixárika de San Sebastián Teponahuaxtlán.

Para el comité dictaminador –compuesto por Dora Lucy Arias, abogada Colombiana; Fernanda Vallejo, de Ecuador; Alfredo Zepeda, sacerdote jesuita; Jean Robert, filósofo y arquitecto–, todos los temas presentados conllevan a un panorama más grande de una problemática en Jalisco, que va desde la contaminación del Río Santiago hasta los intereses inmobiliarios que afectan el entorno ecológico.

En todos los casos se evidenciaron intereses compartidos por empresarios y gobiernos, tanto estatales, municipales y el federal, incluso Vallejo dejó entrever que existe una imposibilidad de las autoridades buscada por ellos mismos para deslindarse de los problemas.

La Asamblea Regional de Afectados Ambientales presentó el caso del Río Santiago, en voz de un habitante de la cabecera municipal de El Salto. Recordó que la inversión en la Planta de Tratamiento de El Ahogado –la cual solamente trata desechos orgánicos– no resuelve la situación de contaminación, pues los desechos industriales continúan afectando la salud de los habitantes.

En ese caso se denunció, entre otras, a las empresas Cervecería Modelo, Nestlé, Casa Cuervo e IBM.

La contaminación causada por las empresas llega hasta el Lago de Chapala, así lo expuso Lupita Valtierra del grupo Derecho a un Lago Limpio, ante los garantes del TPP.

“Exigimos a los gobiernos federal, estatal y municipal, al Siapa y Conagua que reconozcan y tomen conciencia que urge un presupuesto especial para sanear y desazolvar el vaso lacustre”, detalló.

Relató que se ha detectado contaminación del pescado que se obtiene del lago más grande del país, además, el bajo nivel del lago causa afectaciones a la población y la agricultura, esto pese a que en algunas comunidades se tiene prohibido el aprovechamiento del agua de Chapala.

Son 29 comunidades las que conforman el frente por un lago limpio, entre ellas Jamay, San Juan Cosalá y La Palma; ante las peticiones que se han hecho al gobierno, las acciones, resaltó Valtierra, han sido nulas.

Otro caso de contaminación de agua y suelos se da en la comunidad de Palos Altos, municipio de Ixtlahuacán del Río, expuso el Colectivo Juxmapa, un grupo de jóvenes que trabaja por recuperar su futuro dentro de su pueblo sin la necesidad de tener que migrar o buscar un estilo de vida en la ciudad.

“Hay afectaciones a nuestro presente y futuro y de la comunidad, se repite en muchos lugares del país, se ha devastado al campo, las ciudades van tomando grandes dimensiones en espacio, habitantes y problemas. Los problemas se han intensificado por la exaltación de lo industrial. Explotación de bosques de pino de la zona. Más recientemente la revolución verde comenzó la destrucción de modos de vida campesinos”, señalaron los menores.

Esto ha provocado migración en la comunidad, ante una promoción de la idea de que los estudios universitarios eran una buena opción de desarrollo, pero inaccesible.

En Palos Altos, desde hace varios años las empresas que producen semillas transgénicas están dentro de la comunidad, vendiendo agroquímicos y fertilizantes y dañando la tierra y el estilo de vida campesino, explicaron.

Envenenamiento de los suelos, contaminación del aire y agua, pérdida de variedades locales de la milpa –en Palos Altos existían al menos ocho variedades de maíz, cuatro de calabaza y 11 de frijol, que ya no se tienen– y pérdida de biodiversidad, fueron los problemas expuestos por Emanuel, Jaqueline, Erick, Lucero y Anahí, ante el Tribunal.

La extracción de agua y las invasiones de terrenos también fueron expuestos, en los casos de Mezcala, en Poncitlán, y Santa Cruz de las Flores, Tlajomulco. En el primer caso, Juan José Solorio, hizo un recuento de los problemas que han tenido en la comunidad desde la invasión del cerro del Pandillo, que ha llevado a amenazas en contra de los defensores del pueblo.

Mientras que en Santa Cruz de las Flores se ha documentado invasión de terrenos por parte de empresas constructoras en el cerro de Totoltepec, detalló Angélica Ramos.

También se presentaron las problemáticas de la invasión a territorios sagrados del pueblo wixárika por parte de mineras canadienses, en el municipio de Real de Catorce.

Además, se hizo una denuncia de la devastación en el ejido La Ciénega, por el monocultivo de agave y caña.

En cuanto a otros estados de la República se expuso el problema de la comunidad de Tepoztlán, Puebla, que ha sufrido por la construcción de un proyecto carretero; y la contaminación por parte de empresas en Zumpango, estado de México; así como la contaminación del Río Atoyac, en Veracruz.

Para los miembros del comité dictaminador todos los casos son materia de estudio. Este día la presentación de casos continuará en San Isidro, por la noche los dictaminadores elaborarán una sentencia general, que será presentada este domingo en la misma comunidad.

junio 29, 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *