Rechaza juez demanda contra transgénicos

María del Pilar Martínez

El Economista

20 de diciembre de 2013

El Juzgado Federal Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil, en el Distrito Federal, notificó que no se admitió la demanda civil en vía de acción colectiva, en la que diferentes grupos solicitaron que se reconociera como ilegal la liberación de organismos genéticamente modificados y que indicaba que con la liberación comercial se sobrepasarían los límites y restricciones de la ley.

Esto, luego de que el 17 de septiembre de este mismo año el citado Juzgado ordenara a la Sagarpa y Semarnat la suspensión de actos tendientes a emitir permisos para siembra de maíz transgénico en nuestro país.

La principal causa para no aceptar la demanda es que ésta no reunía los requisitos necesarios para ser admitida. Entre los principales argumentos está que, quien presentó la demanda no tiene legitimación, pues no se demostró que los integrantes de la colectividad la hubieran designado como representante común o que le hubieran solicitado que los representara. Adicionalmente, no se relataron o acreditaron los daños.

En este sentido, Alejandro Monteagudo, presidente ejecutivo y director general de AgroBIO México, refirió: “Después de 17 años de consumo de alimentos transgénicos a nivel mundial no se puede dudar de su inocuidad. En México contamos con un sólido y estricto marco regulatorio aplicable a las siembras de cultivos genéticamente modificados, basados en la evaluación científica y en un análisis económico y ambiental”.

En el documento expedido por el Juzgado se establece que, conforme a los mecanismos de consulta a órganos especializados, previstos en la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, antes de una acción colectiva, es necesario que exista un pronunciamiento de la Semarnat, que determine la existencia de algún daño ambiental o a la biodiversidad.

Expresamente se indica también que se deja sin efecto la suspensión dictada, lo que significa que la Sagarpa y la Semarnat están en condiciones de continuar con los procesos correspondientes y, por ende, expedir permisos para siembra experimental, piloto y comercial de maíz transgénico.

Monteagudo dijo: “Los cultivos genéticamente modificados han permitido hacer frente a los desafíos de la agricultura, como el cambio climático, y contribuido a conservar la biodiversidad, preservando en el mundo más de 90 millones de hectáreas de tierras no agrícolas destinadas a servicios ambientales, reservas naturales y áreas protegidas”.

Con esa resolución AgroBIO espera que, dentro del marco de la ley, sea un avance en la adopción de la biotecnología en nuestro país.

“Estamos convencidos de que la siembra de maíz genéticamente modificado es una opción que puede apoyar al agricultor a ser más productivo”.

 PDF

diciembre 20, 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *