Otorga la ONU el premio ‘Iniciativa Ecuatorial’ 2014 a colectivo maya

Rosa Santana

7 de julio de 2014

Hopelchén, Camp.

Otorga la ONU el premio ‘Iniciativa Ecuatorial’ 2014 a colectivo mayaLa Organización de las Naciones Unidas (ONU) otorgó el premio Iniciativa Ecuatorial 2014 al colectivo de mujeres mayas Koolel-Kab/Muuchkambal, que en días pasados ganó una batalla legal contra la transnacional Monsanto para detener la siembra de transgénicos.

El galardón se concede cada año a empresas y organizaciones por su compromiso con el medio ambiente y el desarrollo sustentable.

En una carta abierta a sus socias, a través de sus presidentas Leydy Pech y Andrea Pech, la directora mundial Eileen de Ravin dio a conocer la noticia del premio al colectivo de organizaciones mayas de apicultoras de la localidad de Ich Ek, localizada en este municipio.

En esta edición 2014, la Iniciativa Ecuatorial recibió mil 234 nominaciones de 121 países de los cinco continentes. La distinción se concedió a 35 organizaciones, de las cuales 26 fueron elegidas, por lo que sus representantes deberán viajar a la sede de la ONU, en Nueva York, el próximo 22 de septiembre, para recibir el galardón en el marco de la Cumbre sobre Cambio Climático.

En el caso de Koolel-Kab/Muuchkambal, el galardón lo recibirá su representante Leydy Aracely Pech Martín.

Con el apoyo de la Oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el sureste de México, la organización realizó un acto formal de anuncio de la premiación y otorgó a cada una de las socias una constancia del reconocimiento recibido.

En el evento estuvieron presentes representantes de apicultores de comunidades de varios municipios de Campeche, entre ellos Gustavo Huchín, quien dijo: “Confiamos en que las autoridades municipales, estatales y nacionales ahora sí reconozcan las causas por las que luchamos, ya que hasta un premio mundial nos otorgaron con motivo de ello”.

A la ceremonia también asistieron diversas organizaciones no gubernamentales dedicadas a la conservación ambiental, a los derechos humanos y al desarrollo comunitario, así como académicos de varias instancias nacionales y del sur-sureste de México, entre otras personalidades que apoyaron la candidatura de Koolel-Kab/Muuchkambal.

Ahí se dio a conocer que en su deliberación, el comité de premiación se inclinó por Koolel-Kab/Muuchkambal, debido a que desde su inicio, en 1995, fomenta la conservación de las selvas, la promoción de los derechos indígenas y la equidad de género.

Además, a través de varios proyectos ha impulsado la educación ambiental con hombres y mujeres de otras comunidades del municipio, e impulsó estrategias de reducción del riesgo de desastres a nivel comunitario tras el paso de los huracanes Isidore (2002) y Dean (2007).

De igual manera, en los últimos años el colectivo ha abogado por políticas públicas que detengan la deforestación y ofrezcan alternativas sustentables a la agricultura comercial intensiva en insumos –como apicultura, uso de semillas nativas y agroforestería–, junto con la unidad y la participación comunitaria en asuntos internos a través de sus asambleas, y en obras y proyectos públicos mediante comités locales.

También se le reconoce porque su sistema de apicultura ecológica, combinado con otras estrategias ecológicas y de comercialización de frutas y semillas, se ha extendido en alianza con otras organizaciones y programas gubernamentales e internacionales a más de 20 comunidades de Hopelchén, proporcionando una alternativa económica a actividades depredadoras como la tala ilegal.

“Sobre la base de la identidad maya, la iniciativa es un buen ejemplo de prácticas en el diálogo de múltiples partes interesadas, la protección de las selvas y el consentimiento libre, previo e informado ante grandes proyectos públicos y privados de inversión en su territorio (CLPI)”, señaló uno de los participantes en la ceremonia.

Y resaltó que “la iniciativa, junto con aliados apicultores de otros municipios, recientemente ganó una batalla legal contra un permiso que el gobierno de México otorgó en 2012 a la empresa Monsanto para la siembra de soya genéticamente modificada. Este dictamen obliga al gobierno de México a consultar a las comunidades mayas de Campeche antes de autorizar otros proyectos a gran escala en su territorio”, subrayó.

Los galardonados comentaron que este premio y los fondos que recibirán son un estímulo para seguir trabajando por la conservación de la selva, y defendiendo los derechos de las comunidades mayas a decidir el modelo de desarrollo que quieren, el cual, desde su punto de vista, no puede incluir la deforestación, siembra de cultivos transgénicos, compra o renta forzada de las tierras de los ejidos mayas y uso excesivo de plaguicidas, entre otros problemas contra los cuales Koolel-Kab/Muuchkambal y sus aliados luchan desde hace años.

PDF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *