Maíz criollo vs transgénico, expo-lucha sin participación de los “grandes” artistas

Renato Galicia Miguel

e – Oaxaca

15 de diciembre de 2014

 

Maíz criollo vs transgénicoHoy somos el país del «versus» inglés ?no del latín?, el contra, pues: activistas por Ayotzinapa vs gobierno federal de Peña Nieto, cultura artístico-intelectual y periodística vs anticultura Televisa-TV Azteca, maíz criollo o nativo vs maíz transgénico de Monsanto y et al.

Sólo que, en el caso de la exposición multitudinaria de alrededor de cien obras intitulada «Maíz criollo vs maíz transgénico», que fue inaugurada el sábado anterior en el Centro de las Artes de San Agustín (CASA) y permanecerá hasta el cinco de enero próximo, en ese «versus» crucial para la base alimenticia y alimentaria de México, o lo que es lo mismo, de la vida vs la muerte, es notoria la ausencia de los «grandes» ?así, entre comillas? artistas de Oaxaca. 

Riquillos vs pobrecillos

Ir a San Agustín Etla de reportero solitario en la camioneta que tuvo a bien disponer CASA tiene sus ventajas, sobre todo si al volante va un veterano que le sube al volumen del radio como diciendo cada loco con su tema, y no por las rolas disco ?»Pueblo funky», «Boogie, woogie dancing shoes»?, sino porque eso permite percibir perfectamente un contraste:

Al revés de como sucede en la película «La hoguera de las vanidades», esa adaptación de la novela de Tom Wolfe, cuando en su automóvil una pareja de adinerados de Manhattan se confunde de vía, aparece en un barrio bajo de negros y la mujer exclama más o menos: «¡Dios!, ¿a dónde se fueron los blancos?«, en el trance de ver la punta de los cerros aledaños a Pueblo Nuevo invadidos por la mancha urbana y, unos minutos después, la bella entrada a San Agustín Etla, uno puede asombrarse también y pensar: «¿a dónde se fueron los pobres?»

Sólo entonces se rompe el silencio para comentar:

– Este pueblo ya se está llenando de riquillos, ¿verdad?

– Ya lo invadieron.

Sí, México, Oaxaca, es un país, un estado de «versus» inglés.

Barriendo la casa

El artista Francisco Toledo, protagonista principal convocante y participante de la mencionada exposición, está desde temprana hora -por lo menos 15 minutos antes de la apertura formal de la muestra- en la enorme y magnificente sala superior de CASA donde se pierde la vista entre obras muy diversas: acrílicos, óleos, láminas, fotografías digitales, instalaciones, esculturas de fierro o cartonería, caricaturas, grabados, técnicas mixtas y, en la entrada, un carrito de esquites.

Vestido lo más formal posible: desgastado pantalón de gabardina beige, camisa azul rey y saco más bien pardo, charla con dos o tres mujeres al lado de las piezas que él expone:

«El criollo enjaulado/ Rogaciano Quintero», arte objeto; un metate vaciado en vidrio; pintura al temple, una tortuga, que en la mitología de la India es el animal que carga a la Tierra, en cuyo caparazón crece una milpa…

De buen humor no obstante los 800 mil pesos que el gobierno de Gabino Cué le birló con un artilugio legal al IAGO, el artista juchiteco responde algunas preguntas:

En esta muestra, señala, exhiben sobre todo «jóvenes y también hay la participación muy simpática de niños de los talleres de dibujo y grabado de CASA. Creo que es notoria la ausencia de los grandes artistas: Sergio [Hernández], [Rubén] Leyva, [Dr.] Lakra, quizá no se quieren confrontar con los niños».

-¿Por qué cree que no se dio esa participación de los grandes artistas?

-«Grandes» entre comillas… Porque tienen mucho que hacer, cosas más importantes. Un poco eso, pero además, ya sabe, a un artista no le gusta participar si hay otro artista, tampoco si la idea fue de alguien más. «Yo no voy en la manada», piensan. También son retobados.

El tema fue maíz criollo vs maíz transgénico y cada artista participante interpretó eso a su modo, se fue contra Monsanto y otras compañías, pero al final el «mensaje es de vida contra muerte», asienta Francisco Toledo.

-¿Está intensificando su activismo?

-No, fíjese que no, está en el mismo tono. Siempre ha habido cosas que hacer, pero cuando no hay respaldo tampoco puede uno hacerlas solo, porque yo tengo que crear mi obra, barrer mi casa, planchar y demás quehaceres domésticos. No puedo estar en todo, además que no hay quien me pague por hacer lo que hago.

El artista juchiteco aclara que respecto a la lucha contra el maíz transgénico no ha habido respuesta por parte de las instancias gubernamentales y funcionarios a los que se les ha enviado cartas: «están callados», dice, al tiempo que informa que el año próximo se montarán exposiciones alusivas al tema en el metro Zapata de la Ciudad de México, así como una selección de la muestra de marras de CASA que iría al Museo del Chopo.

Luego, el artista se va recorrer la exposición de obras como: «Nuestra raza es el maíz», de Rius; «Transgenia», de Juan Carlos Reyes; «Monsanto/ Maíz Pirata/ 100% Transgénico», de Francisco Verástegui; «La comitiva del maíz sagrado y Tláloc a punto de partirle su mazorca a Monsanto», de Jesús López González…

PDF

 

diciembre 15, 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *