Medio español relata la expulsión de indígenas a causa de la soja en Paraguay

Ultimahora.com

25 de diciembre de 2014

 

medio-espanol-relata-la-expulsion-indigenas-causa-la-soja-paraguay (1)El diario español El País realizó un reportaje sobre la situación de los indígenas en Paraguay, expulsados de sus territorios ancestrales a consecuencia de los cultivos de soja y las explotaciones ganaderas. Señala que la mayoría se traslada a las ciudades para vivir en comunidades precarias o sobrevivir en las calles.

En el país hay 112.000 indígenas y el 75% de ellos viven en situación de extrema pobreza y bajo amenaza de etnocidio, según datos estadísticos del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI).

El medio español  afirma en su reportaje «Falta bosque, sobra soja» que los monocultivos de soja y las explotaciones ganaderas les obligan a migrar a pesar de que gran parte de las tierras usadas para este cultivo les pertenecen. 

 

medio-espanol-relata-la-expulsion-indigenas-causa-la-soja-paraguayHace una comparación entre los nativos que llegan a la ciudad y se instalan en una precaria comunidad indígena y aquellos que aún tienen menos suerte y deben sobrevivir a diario en las calles.

Cerro Poty es una comunidad indígena de la etnia Avá Guaraní, situada junto al vertedero Cateura, en Asunción. En ese lugar están apostadas, desde hace varios años, decenas de familias nativas expulsadas de sus tierras.

La responsable de ese lugar es Petrona Ruiz, quien comenta sobre las dificultades para vivir por la falta de trabajo y el escaso apoyo del Gobierno. «Algunos reciclan basura en el centro o venden artesanía», indica.

La jefa de comunicación del INDI, Claudelina González, refiere que en el año 2002 la mayor parte de la población indígena vivía en los departamentos del Chaco paraguayo, pero actualmente están en las ciudades de la Región Oriental.

 

medio-espanol-relata-la-expulsion-indigenas-causa-la-soja-paraguay 2«El monocultivo y el ganado provoca que los indígenas sean expulsados de sus tierras y las personas pobres busquen acceso a los servicios básicos en otro lugar», señala.

Un informe de la Oxfam América menciona que las migraciones forzosas suelen estar provocadas por el hambre, la falta de servicios o las expulsiones para la expansión de las granjas de ganado o la plantación de soja. Señala que la mitad de las tierras usadas para ese efecto pertenecían a familias campesinas o indígenas.

El antropólogo paraguayo René Alfonso afirma que «la deforestación y la expansión del monocultivo de soja está llevando a los pueblos a su desaparición. Estamos ante un etnocidio de los pueblos indígenas».

 

También menciona que a la exclusión social y a la falta de ayudas institucionales hay que sumarle que «hay muchos asuncenos muy racistas», «Es posible escuchar frases como ‘son puercos’, ‘hay que matarles’ o ‘que sus mujeres no tengan más hijos'», remarca.

Además, detalla que existen unos 3.000 nativos en situación de calle entre Asunción, Curuguaty y Ciudad del Este, donde están expuestos a drogas como la cola de zapatero, que les quita el hambre y la prostitución.

En el año 1981 se creó el Instituto Paraguayo del Indígena para «velar por los derechos de los pueblos indígenas» en palabras de Claudelina González, aunque ella misma reconoce que el INDI tiene sólo 68 funcionarios «y poca capacidad para atender las necesidades de todas las comunidades».

«Mientras tanto las plantaciones de soja y las explotaciones ganaderas continúan expandiéndose y expulsando a los indígenas de sus comunidades. Muchos de ellos llegarán a Asunción. Los que tengan mejor suerte podrán asentarse en lugares como Cerro Poty, los que no, tendrán que sobrevivir en cualquier esquina», concluye el reportaje.

PDF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *