Comunicado: Exigimos un alto a la criminalización de la comunidad indígena de Mezcala

Guadalajara, Jalisco, MÉXICO, a 13 de febrero de 2015

EXIGIMOS UN ALTO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA COMUNIDAD INDÍGENA DE MEZCALA DE ASUNCIÓN, JALISCO, MÉXICO

C. Luis Carlos Vega Pámanes, Presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco

CC. Integrantes del Consejo de la Judicatura del estado de Jalisco

C. Óscar Martín Morales Vázquez, Juez Penal de Ocotlán

A la opinión pública en general

Las organizaciones de la sociedad civil y personas a título individual que suscribimos la presente comunicación, expresamos nuestra preocupación por la criminalización a la Comunidad Indígena de Mezcala de Asunción, cuyo territorio se encuentra en el municipio de Poncitlán, Jalisco, así como por las violaciones a sus derechos colectivos e individuales cometidas dentro de un procedimiento penal plagado de irregularidades contrarias a lo dispuesto en nuestra Constitución General del país, del estado de Jalisco y de los instrumentos internacionales en materia de pueblos indígenas.

A partir de 1999, la Comunidad mantiene una lucha por la defensa de su territorio debido a la invasión ilegal del empresario Guillermo Moreno Ibarra, quien con total impunidad y aquiescencia de las autoridades, ha ocupado sus tierras para construir en el cerro El Pandillo una residencia con vista al Lago de Chapala, deforestando sus bosques y destruyendo zonas de culto sagrado. Aunado a lo anterior, ha promovido denuncias penales en contra de integrantes de la Comunidad con anuencia y complicidad del Ministerio Público adscrito al municipio, mismas que han terminado en consignaciones de hombres y mujeres indígenas, sujetos a procesos penales y sentenciados como culpables por delitos fabricados.

Deben tener presente que en el año 2011, dicho empresario denunció a algunos integrantes de la Comunidad por el delito de robo calificado para no alcanzar fianza y posteriormente fue reclasificado por daño a las cosas, lo paradójico es que la Asamblea Comunitaria decidió desmontar un panel solar que Moreno Ibarra había instalado sin permiso de la Comunidad en territorio comunal con el fin de desviar el cauce de un arroyo. Es decir, las y los comuneros actuaron en defesa de su territorio. Esta no es la primera vez que Moreno Ibarra denuncia penalmente a las y los indígenas de Mezcala, pues en el año 2002 les acusó de secuestro.

Observamos con inquietud como desde el inicio y a pesar de las inconsistencias de la acusación, la Agente del Ministerio Público Investigador en Poncitlán, Lucero Moreno Murguía, integró la averiguación previa número 1327/2011 violentando el derecho colectivo a la libre autodeterminación de la Comunidad, así como los derechos individuales de diez de sus integrantes como son al debido proceso, seguridad jurídica y personal, a la integridad física y psicológica, omitiendo hacer de su conocimiento el contenido de la denuncia, quien era el denunciante y sin mencionar las pruebas en las que fundaba su acusación. Todas estas inconsistencias legales fueron avaladas por el poder judicial del estado a través de Óscar Martín Morales Vázquez, Juez de lo Penal del Sexto Partido Judicial, con sede en Ocotlán, Jalisco.

En México, el caso de Mezcala no es el primero en el que las autoridades hostigan, encarcelan y sentencian a líderes indígenas que defienden sus derechos al territorio, a la autodeterminación y a la autonomía como pueblos originarios. En décadas recientes, han sufrido del despojo de sus tierras, aguas, ríos, además de que sus integrantes han sido encarcelados, amenazados y desaparecidos. De la misma manera, en diversos países de Latinoamérica se han generado situaciones de criminalización y estigmatización constante hacia los pueblos indígenas que luchan en contra de la explotación y el despojo de sus territorios ancestrales.

Consideramos que este proceso penal es una vía para la criminalización de la Comunidad Indígena de Mezcala que buscaba ejercer su legítimo derecho a defender su territorio y a la libre determinación, lo cual implica la obligación por parte del Estado de reconocer y asegurar la autonomía política de sus instituciones y la competencia de sus autoridades comunales para decidir y administrar su territorio y recursos naturales.

Resulta inadmisible que el Juez de Ocotlán encargado de administrar justicia haya impulsado irresponsablemente este proceso penal que de origen castiga y persigue al pueblo indígena Coca, ignorando los lineamientos del “Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren derechos de personas, Comunidades y pueblos indígenas” y desconociendo la legítima facultad que tienen las instituciones y autoridades indígenas para administrar y resolver conflictos respecto a sus tierras y recursos naturales.

Actualmente, se está en espera de que el Juez Penal de Ocotlán emita su fallo, por lo que exigimos al Poder Judicial del estado de Jalisco:

Primero.- Que rectifique las violaciones al debido proceso cometidas contra los integrantes de la Comunidad Coca de Mezcala y reconozca sus prácticas normativas derivadas de su condición de pueblo originario, esto en concordancia con los estándares internacionales en la materia, particularmente del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes.

Segundo.- Que el Juez resuelva la no responsabilidad penal de los integrantes de la Comunidad de Mezcala, por lo que deberá aplicar el “Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren derechos de personas, Comunidades y pueblos indígenas”, publicado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Tercero.- Que asegure que todo su personal cuenta con la debida capacitación en materia de derechos humanos, particularmente sobre el derecho a la igualdad y a la no discriminación, donde se garantice a los grupos y personas en condición de vulnerabilidad el acceso a la justicia, el debido proceso, así como la implementación de los Protocolos diseñados exprofeso.

Cuarto.- Que el Consejo de la Judicatura asuma la responsabilidad de revisar la actuación del Juez Penal de Ocotlán y adopte las medidas sancionatorias correspondientes por los actos y omisiones que pudieran constituir discriminación contra el pueblo indígena Coca.

POR LA DEFENSA DEL TERRITORIO Y LA AUTONOMÍA INDÍGENA

PDF

febrero 17, 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *