Rarámuris rechazan gasoducto de TransCanada en sus tierras

  • Un juez federal suspendió las obras en octubre pasado para que se realizara una consulta
  • La empresa podría modificar el trazo o negociar con las comunidades, que piden la entrega de 13 mil hectáreas
  • Continúa la construcción del aeropuerto de Creel mientras se resuelve amparo

 

Miroslava Breach Velducea

La jornada

26 de marzo de 2015

Rarámuris rechazan gasoducto de TransCanada en sus tierrasEjidatarios de la comunidad indígena de San Elías Repechike, municipio de Bocoyna, rechazaron en asambleas por usos y costumbres la posibilidad de que la empresa TransCanada construya en su territorio el gasoducto El Encino-Topolobampo, informó Miguel Ángel González, vocal ejecutivo de la Coordinación Estatal de la Tarahumara.

El gasoducto empieza en El Encino, en la frontera con Texas, atraviesa Chihuahua por la Sierra Tarahumara y llega al puerto de Topolobampo, en Sinaloa.

Los trabajos fueron suspendidos en octubre pasado por orden de un juez federal, a fin de realizar la consulta entre la comunidad, y se reanudarán cuando la trasnacional modifique el trazo o llegue a un arreglo con la etnia, agregó Miguel Ángel González.

Una de las condiciones de los indígenas para autorizar la continuación de la obra es la restitución de 13 mil hectáreas a la comunidad, que ésta considera parte de su territorio, pese a que no tiene documentos que amparen la posesión de toda la superficie.

En marzo de 2014 San Elías Repechique solicitó en cada reunión con representantes federales y con la empresa, por escrito y verbalmente, el cambio de trazo del gasoducto, pero no hubo respuesta. En octubre la comunidad ganó un amparo federal para frenar las obras.

González precisó que la consulta incluyó unas 25 comunidades que fueron logrando acuerdos con la empresa y han aprobado las obras en otros tramos a cambios de mejoras en casas y calles.

El amparo otorgado a Repechique también lo protege contra la construcción del aeropuerto de Creel. El juez decidió que las obras podían continuar mientras se realizaba la consulta, pero ordenó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y a la de Obras Públicas del estado reparar los daños causados.

En el caso del gasoducto la decisión fue distinta porque la tubería aún no estaba instalada.

Precisó que una de las seis comunidades está por aprobar el aeropuerto y sigue recibiendo información del proyecto.

Actualmente se hacen algunas obras en las zonas autorizadas por el juzgado, pero el inicio de su operación dependerá de los resultados del proceso, apuntó.

PDF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *