Reflexiones sobre el maíz y su legado

  • El Museo de Arte Zapopan plantea un acercamiento artístico a la producción agrícola
El Informador
5 de marzo de 2015
Gabriel Rico reúne una serie de piezas con las que 'regresa a la tierra lo que es suyo'.  EL INFORMADOR / F. Atilano

Gabriel Rico reúne una serie de piezas con las que ‘regresa a la tierra lo que es suyo’.
EL INFORMADOR / F. Atilano

El espacio en donde se erige el Museo de Arte de Zapopan (MAZ) fungió como hacienda, pero mucho antes era una tierra que servía para el cultivo, principalmente del maíz. Ahora, como un acto poético, el alimento volverá a sembrarse en el lugar con el objetivo de abrir una reflexión sobre su importancia cultural y las controversias asociadas a él; esto como parte de la exposición  “Zea Mays” que se inaugura esta noche en Estudio Abierto (planta alta).

Gabriel Rico, uno de los artistas que realizó obra in situ y las instalaciones (como el área de siembra y un túnel hecho de corteza), contó que postular esta muestra en el municipio denominado “Exvilla maicera” se hizo con la intención de “regresarle a la tierra lo que es suyo”.“Zea Mays” —nombre científico del maíz— promueve hablar de los problemas que devienen de lucrar con la planta y lo importante que es para las empresas la cantidad, más allá del cómo se produce, además de enfatizar controversias como la aplicación irregular de la biotecnología y el control operativo sobre el campo mexicano.

En la primera sala se muestran varios tipos de maíz originarios de Tuxpan. Rico indicó que las mazorcas fueron prestadas por un campesino llamado Ricardo Fabián, “me atrevería a decir que es de las 10 únicas personas en Jalisco con una colección de maíz criollo”.

A un lado se encuentra una pieza hecha de plástico PLA —elaborado con una enzima del maíz— cuyo objetivo es mostrar de manera gráfica las toneladas que desde 1910 se han producido del alimento.

El artista detalló que la investigación del proyecto —que duró un año— tiene muchos frentes: “Es importante que se toquen temas que trascienden la representación artística, si México no tiene la capacidad para definir su actuar sobre el maíz, lo pone en peligro, si lo transgénico tiene éxito, lo que tenemos aquí va a desaparecer”.

Bajo la mirada de otros creadores

La sala del apéndice está integrada por obras de artistas como Gerardo Murillo (Dr.Atl), Fritzia Irizar, Gabriel Kuri y Maruch Sántiz, algunas de las cuales fueron gestionadas como préstamos del Museo Regional y el Instituto Cultural Cabañas.

“Nos interesaba ver el maíz como un producto cultural que permea otras actividades artísticas, que ha existido a lo largo de la historia”, explicó Alan Sierra, curador asistente.

Agregó que se verán muchas alusiones al paisaje mexicano, pero también una serie sobre las condiciones económicas, como la de Irizar, un proyecto que exhibe una cápsula cubierta de oro con la información genética del maíz y la deja a su suerte en Austria: “Su discurso es que es más probable que sobreviva estando en la calle que aquí, donde hacemos leyes que lo protegen”.

Asimismo, las piezas de Maruch Sántiz muestran objetos asociados a supersticiones, en donde se ve el maíz como componente literario, de leyenda o historias y no sólo como alimento; mientras que del Dr. Atl se exhibe la relación entre arte y naturaleza, y una obra de Ignacio Aguirre del arte y la ideología basada en la necesidad de actuar en la tierra.

Más espacio de exhibición

Por primera vez en el Museo de Arte de Zapopan (MAZ) se habilitó la terraza de la planta alta, la cual se usó como el lugar de cultivo de diferentes tipos de maíz. Para llegar a ella se construyó un túnel con cortezas de árbol, que funge como un puente entre tiempos, ya que todo lo de la primera sala es del siglo pasado.

“La idea es que cuando el público pase se genere un desgaste en las maderas, las cuales están grabadas con palabras relacionadas como el maíz: crisol, energía, clima, dominio, lucro, simbiosis”, explicó Gabriel Rico.

En la terraza se siembra maíz negro, maíz híbrido y maíz teocintle, los cuales son estimulados con un sonido que ayuda a su crecimiento. El objetivo de la instalación, aseveró Rico, es mostrar que los transgénicos están diseñados para crecer rápidamente, pero no tenemos la capacidad de ver cuáles van a ser las repercusiones a nivel genético en el ser humano: “La frecuencia está diseñada para que crezcan, pero que el humano pueda tener malestares menores, como una alternativa. Ésa es la reflexión”.

EL DATO

“Zea Mays”/ Inauguración hoy, 20:00 horas / Entrada libre / Permanece hasta el 12 de julio

Recorrido con guía

Si deseas una visita guiada a cualquiera de las exposiciones del MAZ (Andador 20 de Noviembre 166, Zapopan) puedes hacer una cita a mazinfo@zapopan.gob,mx . Sólo para grupos de más de cinco personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *