Naturaleza y cambio climático

La naturaleza nos va a cobrar lo que ocurre en el planeta: Julia Carabias

El cambio climático más allá de 2050

  • Por la buena o por la mala, vamos a pagar, advierte la académica y ex funcionaria
  • El país, altamente vulnerable ante las transformaciones producidas por el cambio climático

Por la buena o por la mala, la naturaleza nos va a cobrar lo que está ocurriendo en el planeta. Para tener una perspectiva de futuro, no se puede seguir haciendo lo que hoy, aseveró Julia Carabias, académica de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM.

Durante la primera sesión del seminario Rafael Martín del Campo, que se realizó el miércoles en el auditorio Alberto Barajas de la FC, la ex secretaria del Medio Ambiente presentó la conferencia Retos y visiones sobre la vida silvestre frente al cambio global, donde advirtió que de continuar la tendencia actual en el aumento de la temperatura de la Tierra, la vida no podrá mantenerse como está.

No se va a extinguir la vida en el planeta, éste no se va a colapsar, pero sí se transformará, y no sabemos cómo. Esa predicción de futuro no se tiene, pero hay suficiente evidencia para decir que cambiará sustantivamente, enfatizó.

No hay antecedentes de intervención humana en el funcionamiento de nuestro mundo como la ha habido en los últimos 20 años. Se sabe que los fenómenos referidos son parte inherente de la evolución del planeta y de la vida, pero nunca antes como en esta etapa de la historia el impacto había sido de tal magnitud, frecuencia y velocidad. De ese modo, la vida cambiará y la principal especie alterada será la humana, explicó.

El cambio climático y la pérdida de la biodiversidad –ambas antropocéntricas– son dos de los grandes retos que enfrentamos como sociedad en el desarrollo y la relación con la naturaleza, que para el siglo XXI deberán abordarse o no veremos a nuestro planeta como lo conocemos hoy, si es que alguien lo ve.

Existe una correlación entre la acumulación de bióxido de carbono que se eleva, y el aumento de la temperatura en el orbe. También hay evidencia de que ésta ya se alteró: en el siglo XX se registraron incrementos de entre 0.5 y cuatro grados en ciertas partes del planeta.

El principal factor de generación de gases de efecto invernadero es el uso de combustibles fósiles. Entre 1850 y 1970, señaló, la población global se triplicó, pero en ese lapso el consumo de energía se incrementó 12 veces. A ello se suma la deforestación, que es la primera causa de pérdida de biodiversidad, y la forma en que se dispone de los residuos sólidos.

Estas transformaciones se reflejan en un incremento de fenómenos meteorológicos extremos, como huracanes o sequías, a los cuales México es altamente vulnerable.

Todo ello ha generado que muchas especies comiencen a estar en riesgo. Por ejemplo: 40 por ciento de los anfibios y 25 de los mamíferos están amenazados.

Como resultado del cambio climático, en México los ecosistemas que más se modificarán serán los bosques de pino y abeto por arriba de 2 mil 800 metros de altura, así como los de niebla y los arrecifes.

Por Emir Olivares Alonso, 01 de Abril del 2016.

Fuente: La Jornada 

Descargar noticia en PDF

abril 12, 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *