Trasnacionales controlan producción

Controlan 30 grandes trasnacionales la producción rural del mundo

Presentarán libro sobre el lado oscuro de los alimentos transgénicos

La globalización y la firma de tratados comerciales internacionales han desdibujado el papel de los estados en el diseño de las políticas públicas para resguardar la soberanía alimentaria, por lo cual estamos ante un colonialismo corporativo, sostuvo Alberto Gómez Flores, representante de América del Norte de Vía Campesina.

En el foro La agonía del campo mexicano, organizado por Casa Lamm y La Jornada, apuntó que el trabajo de los campesinos ya tiene dueño, pues aunque aún no se tengan las cosechas de los años venideros, en la bolsa agropecuaria de Chicago “ya están vendidas las producciones de maíz, trigo, arroz, soya, entre otros llamados commodities, hasta 2020”

Agregó que en el orbe, incluyendo México, corporaciones y capitalistascompran grandes extensiones no sólo para la producción de alimentos, sino para desarrollos mineros, turísticos y comerciales. Refirió que 30 grandes corporaciones trasnacionales controlan la producción rural del mundo.

Ana de Ita, directora del Centro de Estudios del Campo Mexicano, indicó que a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en el campo nacional hay una disputa entre las grandes trasnacionales y los campesinos e indígenas que defienden su territorio y recursos naturales.

Respecto del anuncio del presidente Enrique Peña Nieto de que el sector agroalimentario es la segunda fuente de divisas del país, puntualizó que ese mundo es el de los grandes agroempresarios, aparte están los campesinos pequeños y medianos. El gobierno no habla de que sólo en dos ocasiones dicha balanza ha sido positiva: en 1995 y en 2015, eso significa que el país ha importado más alimentos de los que exporta.

Camerino Aparicio González, de la Unidad Indígena Totonaca Náhuatl Sierra de Puebla, habló del acoso industrial que afrontan los otomíes, tepehuas, totonacas y nahuas.Ambicionan la totalidad de la fisiografía serrana; en las zonas altas se han concesionado más de 160 mil hectáreas a la minería, y en las zonas de mediana altura se pretenden imponer más de 10 proyectos hidroeléctricos; en las zonas bajas se han focalizado más de 230 puntos de fracturación hidráulica, lo que avanzará conforme evolucionen las rondas de licitación, expuso.

Roberto Rico, del Frente Indígena y Campesino de México, habló del plantón que campesinos e indígenas instalaron cerca de la Secretaría de Gobernación, quienes están dispuestos a defenderse de los robos legalizados.

Por Matilde Pérez U., 06 de Abril del 2016

Foto: Contralinea.com.mx

Fuente: La Jornada

abril 11, 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *