Basta de transgénicos en Bolivia y América Latina

Por Naturaleza de Derechos 

País Bolivia

20 marzo 2020

En el día de ayer acompañamos a la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, ante la decisión del gobierno golpista de Bolivia de avanzar en la aprobación de la Soya Transgénica HB4 que apila los eventos ND-ØØ41Ø-5 (resistencia a la sequía) x MON-Ø4Ø32-6 (tolerancia al Glifosato y Glufosinato) desarrollados por la empresa Argentina Instituto de Agrobiotecnología de Rosario S.A. (INDEAR S.A), con el financiamiento estatal a traves del CONICET.

En Bolivia, aún toda la normativa que repele los transgénicos, se había autorizado desde hace años la liberación de la Soya RR1 de Monsanto que hoy se cultiva en más de 1 millón hectàreas en el región de Santa Cruz de la Sierra, del pais hermano.

Esta nueva semilla además de poner en riesgo la Soberanía Alimentaria de Bolivia, representara un aumento exponencial del uso de agrotóxicos, ya que si bien se la presenta como «un avance de la ciencia» (sic) respecto a los beneficios productivos que generaría a la agricultura industrial en regiones de sequía, la secuencia genética respecto al Glifosato le otorga una mayor capacidad de tolerancia a dicho veneno, de hasta 10 litros kilos por hectárea contra los 1,3/2 y hasta 3 litros kilos por hectárea que representa la Soya RR1 que actualmente se utiliza en los campos Bolivianos.

El gobierno golpista utilizó un procedimiento abreviado que se había puesto en vigencia a mediados del año 2019, por el depuesto gobierno de Evo Morales. Se trata de un proceso claramente inconstitucional que viola la participación ciudadana, atento que la ciudadanía en general contó con escasos 5 días hábiles para presentar objeciones, observaciones y/o impugnaciones, sin que se haya puesto a consideración la información detallada sobre la semilla transgénica que se pretende aprobar.

Esto último nos debe ayudar a pensar sobre la necesidad de reclamar a todas las autoridades de la región que se ponga en vigor inmediatamente el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales (Acuerdo Escazú). Sin perjuicio de señalar la manifiesta ilegalidad del actual gobierno en Bolivia. Ese mismo proceder está sucediendo en Argentina, desde el inicio del proceso transgénico, y que cuenta con un reclamo de antaño de Naturaleza de Derechos, pendiente de una decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Sobre el Acuerdo Escazú, se advierte que Bolivia ha sido un estado promotor, que lo firmó y ratificó, y si bien aún no entró en vigencia, el país hermano ha suscripto sus principios, que la convocatoria que se impugna los viola cabalmente.

Ponemos a disposición del documento de oposición presentado por la plataforma Bolivia Libre de Transgénicos con el acompañamiento material de Naturaleza de Derechos.

Basta de Transgénicos en América Latina!

Y que el conocimiento de la ciencia que se produce desde los estamentos del Estado (como el CONICET en Argentina), esté a disposición del Bien Común y del Pueblo, y no de las Corporaciones del Agronegocio, como Bioceres, Monsanto- Bayer.

marzo 20, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *