Libros

En el sur de Jalisco hay una situación que se agrava día con día relacionada con la tenencia de la tierra y su uso intensivo para la producción industrial de mercancías de consumo humano y animal. Esta manera de producir mercancías agrícolas ha generado una serie de problemas regionales que impactan en la vida cotidiana de nuestras comunidades, porque la agroindustria acapara tierras de uso común, parcelas, manantiales, sobreexplota las aguas profundas, desmonta los bosques afectando la biodiversidad de flora y fauna silvestre y con ello sus usos comunitarios tradicionales, como la recolección de frutos silvestres de temporada. Este problema se ha profundizado en los últimos diez años y es causa importante de la precariedad en el acceso al agua para uso doméstico, del surgimiento o incremento de enfermedades nuevas o raras en la región, del aumento de conflictos agrarios por la tenencia de la tierra que incluye despojo, del desplazamiento de la población a otras regiones o países en busca de mejores condiciones de vida y de trabajo, y en general es causante de la merma en la calidad de la vida. Esta crisis es provocada por la obsesión oficial por promover y financiar la agroindustria o el agronegocio, ahora también llamada engañosamente por las empresas “agricultura moderna”. Todo en detrimento de la vida campesina y rural. Ésta es una mirada desde el Colectivo por la Autonomía y compañeras y compañeros de la Red en Defensa del Maíz, de la Alianza Biodiversidad de America Latina y de múlti- 9 ples colectivos hermanos como GRAIN y el Grupo ETC, además de compañeras entrañables como Camila Montecinos, quien desde más de quince años nos ha acompañado con una confianza incomparable en el saber campesino. Vivimos colectivamente esta preocupación, la queremos compartir y estudiar con ustedes a detalle y conocer más cuál es su opinión ante este problema. Consideramos que las mujeres del sur de Jalisco, desde diferentes ámbitos, están haciendo acciones y pensando soluciones ante esta situación, y que evidenciar cómo participan y dirigen la transformación comunitaria y regional ante los impactos nocivos de la producción industrial en nuestra región es de suma importancia para una vida digna y feliz, por eso dedicamos este esfuerzo especialmente a ellas, con quienes aspiramos a pensar en conjunto los caminos que deba seguir la red alimentaria campesina. La pandemia evidenció la crisis de salud que genera industrializar la producción de alimentos y su alta disponibilidad en todos lados, es muy importante analizarlo juntas para fortalecer los procesos locales y su capacidad de incidencia y visibilizacion en la región para defender la vida campesina como alternativa central para el cuidado de las semillas, la soberanía alimentaria y el medio ambiente, a través de los espacios organizativos rurales del sur de Jalisco. Este material surge como apoyo al proceso de “Mujeres: Comunalidad, Territorio y Vida Digna” convocado por El Colectivo por la Autonomía para describir las afectaciones de la agroindustria e identificar propuestas y alternativas desde la agricultura campesina, la agroecología y la economía de los cuidados y apoyarnos en las acciones locales de las personas, comunidades y colectivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *