Especialista alerta sobre peligro a la salud por flujo de transgénicos

  • Sugiere ser más estrictos en análisis de riesgos

Angélica Enciso

La Jornada

20 de octubre de 2003

El presidente del Instituto Nacional de Ecología (INE), Exequiel Ezcurra, dijo que ante la confirmación de que existe flujo de maíces modificados genéticamente a los cultivos tradicionales es necesario ser más estricto en los análisis de riesgo, ya que esa transferencia puede ser dañina para la salud humana y el medio ambiente.

«Lo que estos resultados nos sugieren es algo que Ignacio Chapela ha dicho, que el flujo génico es más intenso de lo que algunos promoventes de los organismos modificados genéticamente han aceptado hasta tiempos recientes; una construcción transgénica se puede mover a través del polen y puede llegar a cultivos aparentemente libres de transgénicos», señaló.

En entrevista el especialista sostuvo que los resultados de las investigaciones del INE, la Comisión Intersecretarial para la Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), así como los de ONG, no sólo han dado positiva la presencia de maíz transgénico en siembras del grano de los campesinos, sino confirman que el «flujo génico» es intenso.

Chapela es el investigador mexicano que hace dos años reveló la presencia de maíz transgénico en los cultivos de la sierra de Juárez, Oaxaca, lo que ocasionó gran debate entre científicos y propició que el INE, organismo desconcentrado de la Semarnat, y la Cibiogem se orientarán a analizar la situación, aunque hasta ahora ninguna otra dependencia ha adoptado medidas prácticas al respecto.

Ezcurra añadió que esta misma situación se ha reportado en Canadá, en el caso de la canola, «lo vemos en algunas otras partes del mundo, siempre que hay un cultivo transgénico al lado de siembras tradicionales o malezas, se da un cierto nivel de flujo génico, especialmente si las plantas son polinizadas por el viento».

El especialista estimó que en este momento esta situación significa poco para el centro de origen del maíz, que es México, «porque los genes que andan por ahí, como el BT y en menor medida los resistentes a raund up, son inocuos para el consumo humano y el medio ambiente. Pero, a largo plazo, sí es preocupante. La pregunta es qué va a pasar cuando se empiece a cultivar maíz que produce antibióticos, hormonas o aceites industriales».

Agregó que la conclusión de todo eso es que a pesar de que hay mucho más que investigar, «hoy el flujo génico es más intenso, puede viajar distancias más largas de lo que se suponía hace tres años y esto nos obliga a modificar sustancialmente la manera en que vamos a hacer análisis de riesgos en relación con el Protocolo de Cartagena. Este es el punto central». Dijo que el INE realiza análisis en Oaxaca y hasta ahora en todas las pruebas que se han efectuado se ha corroborado la presencia de transgenes, «inclusive mandamos los estudios a un laboratorio internacional y nos sigue reportando la presencia de transgénicos; pese a que son porcentajes bajos, ahí está».

PDF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.